Pareja con hijos pequeños: estrés infantil

ESTRÉS Y ANSIEDAD EN PADRES E HIJ@S PEQUEÑ@S I: PREVENIR EL BORNOUT

 

 

Por: Psic. Israel Escamilla, especialista egresado de la Residencia en Terapia familiar y de pareja de la UNAM, con experiencia internacional, en el Hospital de Sant Pau, de Barcelona, España

e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

web: www.terapiadepareja-df.com.mx

Muchas veces los adultos o los padres, suelen pensar que l@s niñ@s viven en un mundo feliz y tranquilo porque no tienen que trabajar, pagar cuentas, cuidar a nadie, etc. Pero esto es un mito.

 Muchos niños están muy ocupados y no tienen tiempo para jugar de manera creativa o relajarse después de la escuela.

El estrés infantil, no es una enfermedad, es una condición que se puede tratar y prevenir, la cual se adquiere cuando la niña o el niño es sobrepasad@ en las actividades o situaciones que puede manejar en lo físico-mental.

Esto puede derivar en conductas de riesgo como adicciones a corta edad al tabaco, alcohol, mariguana, etc. que pueden agravarse o agudizarse en la adolescencia.

Hay que evitar que el estrés infantil se convierta en crónico o que derive en procesos más complicados, como ansiedad o depresión.

En muchos casos, la pareja de padres o alguno de ellos puede no tener en cuenta la relación de ciertos síntomas con el estrés propio o de sus hij@s. Por ejemplo: dolores de cabeza, pesadillas, desgano, compulsividad al comer, etc.

Las fuentes del estrés, pueden ser variadas. Cosas que para l@s adult@s, llegan resultar de lo más natural. Por ejemplo, la discusión con la pareja, la venida de un nuevo hermanito, el inicio de clases después de vacaciones o del fin de semana.

Durante un estudio, se habló con unos 1.100 niños y 1.039 padres de todas las capas sociales. La mayoría de los progenitores dijo que sus hijos solamente tenían un estrés moderado. Además, el 87,3 por ciento no creía exigir demasiado de sus niños. La mitad de los padres, en tanto, se mostró dipuesto a hacer cualquier cosa para incentivar a sus hijos. Sin embargo, muchos padres también manifestaron su temor a nunca hacer lo suficiente por sus vástagos. "La discrepancia en la percepción es notable, destaca el investigador Alemán Holger Ziegler para DW, (2015).

Al respecto, podemos comentar que los padres están tan enfocados en que su hijos salgan adelante y en proveerles todas las herramientas que les es posible, que no notan el estrés que esta preocupación genera en sus hij@s, pues muchas veces, los mismos padres, también se encuentran con estrés y ansiedad en sus propios trabajos o asuntos, que no logran percibir el estrés de sus hij@s o parejas.

La recomendación del experto Alemán que realizó el estudio, sería que independientemente de la cultura o el país,  todos los padres deberían mirar los deseos de sus hijos, quitarles las grandes expectativas y el miedo a fracasar y darles "más tiempo libre para soñar y jugar".

También las mamás y los papás, sufren estrés y ansiedad.

Por lo que, el trabajo psicoterapéutico con un niño que vive estrés y ansiedad, también debe incluir a los padres, quienes muchas veces también viven estresados y saturados de deberes, como el de cuidar adecuadamente a l@s hij@s, mantener un trabajo, una buena relación con la pareja entre otras cosas.

“El síndrome de burnout, es el síndrome del cuidador quemado. Se produce cuando los papás y/o mamás experimentan una sobrecarga. Se manifiesta cuando aparece la sensación de no tener tiempo para uno mismo, enfados frecuentes, ganas de llorar” (Rodríguez, 2015).

Muchas veces los mismos padres, no logran verse “desde afuera” y notar que ellos mismos, se encuentran en un periodo de agotamiento por estrés y ansiedad: irritabilidad, ganas compulsivas de comer, agotamiento crónico, taquicardia, etc. que en el día a día no se notan, hasta pasado algún tiempo, cuando los síntomas se muestran con más fuerza en la parte física, relacional e intelectual; tal es así que cuando llega la adolescencia, los padres son más irritables con los hijos y se enganchan fácilmente con ellos o son menos tolerantes con ellos; en el caso de l@s hij@s pueden ser propens@s a la obesidad, el acoso escolar o a desarrollar alguna adicción.

Por lo anterior, es importante que la pareja de padres acuda con algun@ especlialista en terapia familiar y de pareja.

Para saber más, consulta:

http://www.proyectosalutia.com/estres/estres-infantil.html

Top