PERSONAS DE DOS ALMAS (PARTE I DE IV)

Atención psicológica a personas y parejas transexuales  

Por: Psic. Israel Escamilla, terapeuta familiar y de parea

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

www.terapiadepreja-df.com.mx

"Lo único constante en la vida es el cambio"

Heráclito.

La intención de esta serie de artículos es hacer un reconocimiento a la comunidad trans que todavía se encuentra muy invisibilizada en los marcos cotidianos de convivencia, atención legal, sanitaria y laboral. Es importante informar a la comunidad tanto general como de profesionales para poder abrir nuestra mirada y enriquecer nuestros ámbitos de convivencia y de atención profesional.

Conceptos e ideas básicas.

En México y en el mundo, las palabras o ideas transgénero, trasvesti y transexual no forman parte de nuestro vocabulario, ni de nuestra experiencia cotidiana; aunque coexistimos con personas, trasvestis, transgénero y transexuales, muchas veces, sin darnos cuenta.

Prestamos poca atención a la gran diversidad de expresiones de lo humano, que existen entre nosotr@s, y eso que vivimos en un país multicultural y megadiverso en lenguas, zonas geográficas, representaciones artísticas y culturales.

Por ejemplo, las personas “muxes” de Oaxaca, que son personas socialmente aceptadas y reconocidas, que nacieron con sexo masculino, pero que decidieron asumir roles y apariencia femeninos, en el ámbito político, social y económico.

Esto nos ayuda a ver que no solo existe el femenino y el masculino como si fueran algo “puro”, No es así. Los estudios sobre sexualidad y personalidad a lo largo de varias décadas, nos muestran que la identidad de género, es decir, el identificarnos, vernos o sentirnos como hombres o como mujeres, depende de diversos elementos: biológicos, sociales y culturales, que no siempre coinciden entre sí, lo que permite que exista una gran diversidad de personas, como lo podemos ver en la siguiente imagen y su explicación posterior.

La imagen anterior trata de simplificar y hacer accesible la investigación que por muchos años se ha realizado en psicología, biología, medicina, sexología, etc. Por lo cual es científicamente posible tener un cuerpo de hombre, pero vernos y sentirnos como mujeres o viceversa.

Las personas que nacieron con sexo masculino o femenino, pero que aprendieron a verse y sentirse del sexo contrario (identidad de genero), no es que quieran ser personas “del otro bando”, ya lo son, por que así se ven y se sienten. Por ejemplo, una persona que nació con cuerpo de hombre, pero se ve y se siente mujer, es una mujer, pero con un cuerpo de hombre.

Existe mucha desinformación sobre el tema, pues no es lo mismo una persona trasvesti, que una transgénero o una transexual.

Una persona trasvesti puede usar ropa y comportarse como mujer, en determinadas ocasiones, sin que necesariamente se sienta mujer. Puede hacerlo simplemente porque le provoca excitación sexual.

Mientras que una persona transgénero o transgenerista, se puede vestir, por ejemplo, de hombre o desenvolverse como hombre, aunque tenga cuerpo de mujer, sin tomar medicamentos u hacerse operaciones, para sentirse afirmadas o reconocida en el sexo del que se siente. No necesitan implantes de bello, barba u ocultar todo el tiempo sus senos u otras partes femeninas para sentirse hombres.

Por otro lado, las personas transexuales, pueden buscar tomar hormonas, hacerse operaciones, etc. para sentirse reafirmadas como personas del sexo del que se sienten parte. 

¿Complejo o enredado, no?

Si te lo parece en al leerlo, imagínalo en la práctica DE QUIENES LO VIVEN DÍA A DÍA, en un mundo construido mayormente para personas heterosexuales, quienes no imaginamos los retos que estas personas pueden tener para hacer cosas que para nosotr@s suelen ser muy sencillas, como ir al baño en una fiesta, sin el temor de ser rechazadas u evidenciadas porque nos equivocamos de baño.

Es necesario entender que no siempre puede haber una coincidencia entre la identidad de género (como me siento), la expresión de género (como me veo), el sexo biológico (como me ven) y la orientación sexual (que me atrae).

Como psicólog@s, sabemos que esto es completamente factible y que es parte de la diversidad de la vida que muchas veces desconocemos o no sabemos cómo interpretar, pero que ahí ha estado por mucho tiempo.

En nuestro siguiente artículo hablaremos sobre algunos aspectos de la construcción de la personalidad trans y el papel que juegan los mandatos sociales, muchas veces absurdos, así como la importancia del acompañamiento de personas significativas y profesionales.

Si te interesa saber más, puedes consultar:

Prieur, A. (2008). “La casa de la Mema: Trasvestis, locas y machos. México: Programa Universitario de Estudios de Género: UNAM.

Vargas, E. (2006). “De la imposición a la elección: Historias de vida de mujeres transgénero”. México: Universidad Nacional Autónoma de México (Facultad de Estudios Zaragoza)

https://transexualidad.wordpress.com/diccionario/

http://www.censida.salud.gob.mx/descargas/prevencion/GLOSARIO.pdf

http://www.proceso.com.mx/357775/los-muxes-un-tercer-genero-reconocido-desde-tiempos-prehispanicos

 

Top