PERSONAS DE DOS ALMAS (PARTE II DE IV)

La importancia de ir cambiando

Por: M. en Psic. Israel Escamilla, terapeuta, docente e investigador

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

www.terapiadepareja-df.com.mx

“Descubrí que para seguir siendo yo,

tenía que cambiar”

I. Escamilla.

En el artículo anterior, hablábamos de algunos conceptos e ideas muy importantes como las de identidad de género, trasvesti, transegénero y transexual, para abrir más nuestra mirada a la compleja diversidad de la ecología humana.

Ahora hablaremos de la importancia de conocernos (identidad), para no pretender ser quien no somos, pero discernir quien si podemos llegar a ser.

La identidad (¿Quién soy yo?), se construye en buena medida a partir de las respuestas que vamos dando a lo largo del tiempo a las siguientes preguntas: ¿Cómo me veo a mi mism@? ¿Cómo me quiero ver? ¿Hacia quien me siento atraída o atraído? ¿Cómo me gusta ser? Etc.

La identidad, es algo que va cambiando a lo largo de la vida y es muy importante ser respetuos@s con los cambios, las preferencias y las decisiones que tomamos y que otras personas también tienen que tomar.

Dichos cambios y decisiones, implican que nos volvamos más vulnerables o que tengamos que arriesgar mucho. En el caso de las personas que deciden cambiar su apariencia a la de otro sexo y vivirse abiertamente de esta manera, hay riesgos y oportunidades a tomar en cuenta.

Muchas veces, la cultura, los medios de comunicación, la sociedad misma, demandan que seamos personas amoldadas a ciertas características para creer que somos amad@s y respetad@s: por ejemplo, nos dicen que debemos personas sexualmente atractivas, altas, delgadas, etc.

Estos mandatos absurdos, no respetan edad, género, preferencia sexual, religión, etc. En el caso de muchas mujeres, estos mandatos culturales, al no poder ser cumplidos, pueden llevar por ejemplo, al desarrollo trastornos como la bulimia, anorexia, etc.

En personas transexuales, parece haber una tendencia a querer parecer hombres muy masculinos con barba, pelo en pecho, etc. o ser mujeres voluptuosas, sexies, delicadas, pero esto tiene que ver con los estereotipos y con la construcción social del ser hombre o del ser mujer, con los cuales hay que ser cuidados@s en no tomarnos tan enserio esos modelos o moldes, que suelen ser difíciles de alcanzar.

Llegar a estos estándares tan “altos” implica un proceso lento de varios años, pues conlleva, mucho esfuerzo, dedicación y dejar de lado otros aspectos que disfrutamos de nuestra vida.

Por eso es crucial que cuando una persona decide hacer un cambio de imagen o hasta de sexo (reasignación) no lo haga sola y pueda acudir con distintos asesores especializados y sensibilizados al trabajo con personas trans, que le puedan acompañar durante su proceso y le ayuden a ir respondiendo algunas preguntas clave como:

¿Qué tipo de hombre o de mujer me gustaría ser? ¿Por qué es importante para mí, llegar a ser este tipo de persona? ¿Qué significa ser hombre o ser mujer para mí y para las demás personas?

Si no nos realizamos estas preguntas a tiempo, podemos llegar a plantearnos expectativas muy altas o irreales, que ni siquiera los hombres o mujeres que coinciden en su identidad y sexo biológico logran alcanzar y que llegan a padecer bulimia, anorexia, vigorexia u otras situaciones de salud.

Esto se puede prevenir, si aprendemos a aceptar nuestros límites como personas y a concentrarnos en explotar nuestras posibilidades reales.

Por ejemplo, hay personas que desde la niñez u adolescencia descubren o tienen claro que su cuerpo y su sexo no corresponden a la imagen que tienen de ell@s mism@s y deciden platicarlo y hacer un cambio de imagen desde momentos tempranos de su vida.

Por otro lado, hay personas que en la adultez, incluso después de haber tenido hij@s o en la ancianidad, descubren u aceptan su identidad como personas trans y aunque no es imposible, es importante que acepten que no tienen las mismas oportunidades de cambio de imagen que alguien más jóven, ya que por ejemplo, la ingesta de hormonas para cambio de apariencia, después de los 50 años, puede favorecer el desarrollo de cáncer en ciertas partes del cuerpo o las cirugías pueden ser más riesgosas. Incluso, ya se tienen muchos hábitos y costumbres del género del que no se sienten parte.

De cualquier manera, es importante un plan y un acompañamiento profesional (ver tabla 1.1) que nos ayude a discernir lo que somos, lo que queremos ser y por qué lo queremos ser, pues desafortunadamente, no todas las personas que quieren hacer un cambio (reasignación) de sexo u apariencia son candidat@s, ya sea por una cuestión de salud o edad, donde por ejemplo, no se pueden consumir hormonas, que son necesarias para el cambio de apariencia o porque psicológicamente no están preparadas, pues tienen poca madurez, tolerancia a la frustración, limitadas habilidades de afrontamiento, etc.

Igualmente, es importante un acompañamiento emocional con personas de confianza, que no nos digan lo que queremos escuchar o que eviten confrontarnos cuando sea necesario, pero que finalmente respeten las decisiones que tomemos y nos dejen clara su postura.

Tabla 1.1*. Planeación de reasignación sexual en caso de personas transexuales.

Mes

Año

¿Qué acciones voy a hacer?

 

 

Ivestigación sobre el tema trans (grupos, internet, libros….)

 

 

Iniciar psicoterapia sexológica.

 

 

Elección de nombre.

 

 

Planeación financiera para procesos de modificación corporal

¿Cómo me proveeré de recursos económicos?

 

 

Hablar con familiares y amistades.

 

 

Considerar aspectos laborales.

 

 

Investigación e inicio de terapia hormonal (dinero, especialistas certificados, tiempo).

 

 

Investigación e inicio de procedimientos quirúrgicos (dinero, especialistas certificados, tiempo).

 

 

Investigación sobre Juicio para cambio de acta de nacimiento (dinero, especialistas con experiencia, tiempo).

Si quieres saber más, consulta:

*Velazco, V. & Tena (s/f). “Bienestar sexual para jóvenes trans (Travestis, transgeneristas y transexuales). México: Centro de capactación y apoyo sexológico humanista, A.C.

Grupo Crisálida (Trasvestismo hererosexual): Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Instituto Mexicano de Sexología, A.C.: http://www.imesex.edu.mx

http://clubroshell.com/

Top